Si sigues nuestros 5 consejos y los complementas con la dieta que te dejamos a continuación, el éxito está asegurado. El objetivo es usar tu grasa corporal como combustible durante el máximo tiempo posible, sin dejar de absorber todos los nutrientes que necesitas.

Dieta infalible

1. Desayuno completo: que incluya todos los grupos nutricionales: hidratos de carbono (un poco de cereales, pasta, arroz, pan…) proteínas (leche, huevos, carne…) y frutas o verduras (zumo natural incluido) ¡Recuerda que debe ser la comida más importante!

2. Media mañana: unos pocos frutos secos crudos o una pieza de fruta o 1-2 yogures desnatados.

3. Comida: tu comida normal y corriente, siempre y cuando no incluya fritos o ingredientes altamente procesados.

4. Media tarde: lo mismo que a media mañana pero alternando, si comiste fruta, pues frutos secoso o al revés.

5. Cena: batido de proteínas GMA. Al principio puedes complementarlo con alguna verdura hervida o en ensalada, para que el cambio no sea radical.

Siguiendo esta dieta, desde mediodía hasta el día siguiente por la mañana, apenas comerás hidratos de carbono, por lo que tu cuerpo usará la grasa como combustible durante bastantes horas. Día a día irás perdiendo grasa, y hay que recordar que es más importante perder grasa, que peso.

La dieta funciona en el 100% de los casos. Y lo mejor de todo, es que NI pasas hambre, NI tienes restricciones de alimentos.

*Recuerda: desayuna bien, el resto del día come sin pasarte y cena batido ¡No pasarás hambre, adelgazarás, estarás content@, y sobre todo, estarás bien alimentad@!

 

Si te cuesta perder peso y necesitas un empujón extra para quemar toda esa grasa acumulada, te recomendamos, además de los productos que mostramos a continuación, nuestros packs específicos para quemar grasa. Consulta nuestra web para recibir ayuda 100% personalizada sobre cómo tomarlos.

Aunque parezca un todo un reto, adelgazar no siempre es tan difícil como puede parecer. Te proponemos 5 consejillos independientes de la dieta y muy fáciles de seguir:

5 consejos clave

1. Toma un buen desayuno. Las madres tienen razón en eso de que el desayuno es la comida más importante del día. Las personas que toman un buen desayuno, tienden a engordar menos que los que se lo saltan. La razón es que impulsa nuestro metabolismo, llenándonos de energía y ayudándonos a quemar más calorías a lo largo del día.

2. Haz seis comidas al día y ¡deja de contar calorías! De esta manera pasarás menos hambre y evitarás comer entre horas. Recuerda que hay que comer de todo, no sólo ensaladas, pechuga a la plancha y arroz hervido. Lo más importante es que evites los grandes platos y las comidas preparadas ¡y que te cocines tú!

3. No cenes muy tarde. De esta forma procesarás mejor los alimentos que digieras y te asegurarás de que las hormonas encargadas de controlar el azúcar y la grasa estén despiertas para actuar como toca (se ralentizan por la noche).

4. Sustituye la cena por batidos de proteínas. Son igual o más saciantes que cualquier cena, y te ayudarán a reducir el nivel de grasa corporal mientras protegen tu musculatura. Una opción perfecta es nuestra proteína Pure Whey.

5. Deja el coche en el garaje y el alcohol en el armario. Son dos de los hábitos menos recomendables a la hora de perder peso, así que cambia el coche por largas caminatas y el alcohol por líquidos que te hidraten.