Las proteínas forman parte de los nutrientes básicos de toda dieta, y su función como nutriente es múltiple, tal y como veremos a continuación.

Función metabólica

Las proteínas en el organismo, desde el aspecto metabólico, desarrollan una triple acción:

– Son el elemento básico de todas las células vivas y participan en la renovación diaria de todos nuestros órganos y tejidos.

– Están involucradas en el funcionamiento del cuerpo, participan de nuestro sistema inmunitario.

– Operan a través de las enzimas en prácticamente la totalidad de las funciones biológicas.

– En caso extremo se utilizaran para generar energía, es decir cuando los carbohidratos y los lípidos no son suficientes o estén agotados, las proteínas son el último recurso de que dispone el cuerpo para disponer de combustible.

as muchas funciones biológicas. Esto las hace imprescindibles en todo proceso biológico.

Construcción, reparación y recuperación

El papel de la proteína y el desarrollo muscular están muy relacionados.

De hecho, durante el esfuerzo muscular las fibras musculares sufren con las intensas contracciones y sobresfuerzos  desgastándose y estropeándose. Cuanto mayor es la tensión y el sobresfuerzo, más se debilitan y dañan los músculos. Con el esfuerzo intenso aparecen, además, las agujetas causadas por el acido láctico, con lo que se acentúa esta afección del musculo.

Una vez digeridas y absorbidas, las proteínas disponibles en el torrente sanguíneo son las que intervendrán para llevar a cabo la reconstrucción y reparación celular. Con el fin de auto-protegerse, los distintos órganos (músculos incluidos) las usarán para prevenir las exigencias de posteriores entrenamientos.

Este proceso se realiza en el músculo, ordenando a sus células que se agranden y multipliquen y así afrontar mejor la nueva actividad.

Su papel en el funcionamiento del cuerpo

Algunas proteínas no tienen nada que ver con la construcción o reparación muscular, estas son las globulinas, enzimas, hormonas… su función es transportar oxígeno, transmitir los impulsos nerviosos, ayudar en la digestión, aumentar la inmunidad frente a agentes dañinos y otras muchas funciones biológicas. Esto las hace imprescindibles en todo proceso biológico.

Suplementación y generación de energía

Es conveniente saber que las proteínas tienen la misma capacidad energética que los hidratos de carbono (3-5g/kg/día).

La diferencia es que los hidratos de carbono se priorizan en esta función porque son más fácil y rápidamente transformables en energía que éstas. Mientras se disponga de hidratos de carbono, las proteínas  no asumirán esta función.

Esta es la razón por la que se recomienda el uso de dietas hiperproteicas para bajar de peso.

En el caso de prácticas de musculación, habrá que evitar a toda costa llegar a utilizar las proteínas como recurso energético, ya que ello reportaría como consecuencia la destrucción de masa muscular que tanto ha costado construir.

Nota importante: Disponer de proteínas circulantes por el torrente sanguíneo será determinante en la capacidad de los músculos para recuperarse, regenerarse y fortalecerse, y por por lo tanto, de crecer y desarrollarse.